Translate

sábado, 26 de agosto de 2006

Ultimo vistazo atrás

Ahí estaba yo, esperando a esta chiquilla que me pescó fácil, no la esperé más de 5 minutos, tomé el taxi… solo, otra vez, pero a medio camino cambié de destinación, pues me dirigía al siguiente bar, así que la idea terminó siendo volver a casa. Fue el coqueteo habitual, pude haber dicho cualquier cosa pues ella ya estaba con la idea convencional de que un poeta es fascinante o lleno de vida, ¿De donde habría sacado esa idea maldita sea?, solo se trataba de un tipo mas con las monedas contadas en el bolsillo; es curioso porque ella pudo también haberme dicho cualquier cosa pues tenía un cuerpo lo suficientemente moldeado como para entusiasmarme sin importarme quien fuera, pero mi maldición de no soportar lo falso y mi ambición de ir mas allá de lo superficial me hizo seguir mi camino. 
Nuevamente me bajo de este taxi lejos de casa para volver caminando, quizá con la esperanza de que algo me pase en el camino o porque he empezado a detestar mi cama vacía, como sea estoy atrasando mi inevitable llegada y tratando de apresurar mi eterna partida.
Este es un tipo de libertad que nunca quise, asfixiante, es esta la mejor forma de describirlo, pero uno a todo se acostumbra, ya me acostumbré o es solo que no tengo los recursos que creía para comenzar de nuevo... a quien le importa, las cosas pasan muy rápido y mi único credo terminó siendo el destino que vive como una compañía fantasmal pero a fin de cuentas todo esto quizá es el producto de una paranoia genuina. Hay demonios que terminaron siendo mis colegas, hay ángeles de los que ya no me puedo enamorar, cierto es que mientras mas pienso en la forma como he llegado hasta esta situación la respuesta termina siendo siempre la misma pregunta “bah ¿que esperabas?”.
Todo esto me está pareciendo cómico, mi drama no es mas que una simple comedia como la de cualquiera y aunque me repiten lo especial y único que alguna vez fuí, se bien que en realidad todos lo somos, el problema es que la gente común se maquilla para parecerse al resto, si claro, no tiene mucho sentido si lo vemos desde aquí pero supongo que todo tiene un motivo aunque este no sea comprensible; los individuos no imponen sus propias reglas porque nadie lo hace y son superficiales porque... no tengo idea, no le veo la importancia de ser aceptado (¿por quienes?), simplemente soy incapaz de comprender este tipo de cosas.
La neblina Limeña, sus veredas que parecen no acabar, yo y el rastro tenue de licor que se despide de mis poros es la imagen habitual y cómoda que me vendió alguna vez una gitana intoxicada... jeje, interesante.
Sigo andando y me doy cuenta que ya no soy el de antes porque “quisiera ser como el de antes” y cometer los mismos malditos errores, pero ya casi ni recuerdo como era y lo que sentía, ahora solo me queda reírme de todo como un maldito imbécil. Dejé un poco de sexo esta noche, ¿Y que?, también un poco de trago y aunque lo segundo lamento mas que lo primero reconozco que satisfacer las necesidades de mi cuerpo bohemio también ha llegado a ser un tedio.
Ahora solo, bueno, las aventuras en solitario nunca fueron divertidas, nada en solitario es divertido y al que diga que “NO TODO TIENE QUE SER DIVERTIDO” yo le pregunto quien mierda puso la regla y porque habría de seguirla si casi nada de lo que se hace perdura cuando se termina exactamente donde estoy, por cruzar una gran avenida sin ver a los lados. Hasta ahora muchos a quienes he querido se han ido o he decidido ya no verlos mas y estoy tan acostumbrado a no esperar que vuelvan que la sensación de abandono es en mi mundo tan natural como el frío del invierno o el calor del verano, solo varía la intensidad, no tengo que convencer a nadie porque ya no me importa, siempre he sabido el valor de lo que he tenido sin necesidad de perderlo. Mi cama vacía ya está cerca, he adquirido el mal hábito de dejar de fumar “extraño”... mmm dejar de fumar, rechazar un trago, volverme a enamorar, tal vez me estoy convirtiendo en un triste demente, estas cosas me hacen pensar si realmente ya perdí el hilo de la razón.
Finalmente de no haber sido como soy, con todas estas extravagantes reflexiones y esta mediocre rectitud que no se de donde vino ni se a donde me llevará pues... nadie me hubiese querido,(así dicen), nunca fui bueno par vivir el estilo de una vida normal, lo convencional es perfecto para el resto y yo imperfecto para todo, bueno, esto mismo me hace estar en esta esquina acompañado por un poste y una pareja de enamorados peleando.
Es curioso cuando conozco una chica, de esas del montón, ellas mismas indican la puerta de escape, de como desaparecer y perderse para siempre fuera de su memoria, mis musas no necesariamente son las princesas de este cojudo reino moderno, apostaría mi vida que no soy príncipe de nadie ni le hago el carnaval de media noche a quien no me parezca bien. Reventadores inesperados, autos ajenos, música rara, lineas blancas, locuras suicidas, mala poesía , pasadas de vueltas, mujeres que se juran sexys y despedidas mudas, quien sabe, quizá no debí vivir todo lo que se me puso en frete o tal vez debía morirme antes de darme cuenta de todo esto, lo irónico es que la simpleza resultó siendo lo único que me sorprende, nadie lo pudo advertir.
Abandono esta sospechosa actitud de quedarme mirando las calles para volver a mi cama, hace frío, prefiero la azotea. 
Veo en mi reflejo de la ventana una singular mirada que no brilla ni con las eléctricas luces de los postes ni los lejanos reflejos de los faros de los autos, sobre los techos de mis vecinos sostengo en la mano palabras que de nada sirven sin la acción, trato de recortar un beso pero al instante se ahoga con mi saliva mientras respiro humedad, siento caricias que se resbalan con mi sudor mientras trato de proyectar el amor más inmediato, bah, no hay luz de fondo para dibujarlas en mi techo blanco...