domingo, 23 de abril de 2006

Jueves

Otra vez
frente a mí
una desesperación escondida alrededor de mí ser
como un fantasma
como una bestia extraña que me observa;
al abrigo del caos y a su servicio
en la calle deberé borrarlo todo.

Cuando vea que el paisaje se completa
cuando pueda observar desde lo alto de este edificio antiguo los sacrificios que nos guiaran hasta un altar de justicia
nuestro silencio podrá ser finalmente juzgado.



Con este destrozado galeón
aun puedo llegar hasta donde me sople, como si fuera un secreto, el destino
con este famélico cuerpo
otra vez
cruzo el jueves.

continúa mañana...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Interesante

Cuando el comodín salió volando con la caliente brisa del caucho

I Con esas mismas gotas nacientes de mi niño interior voy curando el ala de un ángel desconocido que en mi yermo simplemente se ar...