lunes, 28 de febrero de 2011

Migración de sombras

A su hogar mi tacto
en mis bolsillos el frio metal
y las monedas

Las blancas telas cubriendo siluetas
se deslizan
no hay nadie
no hay nada











Las caricias del viento
en mi cabello
y mi pecho

Los aromas sitos de olvido
vuelven
secos
vacios.

Interesante

Cuando el comodín salió volando con la caliente brisa del caucho

I Con esas mismas gotas nacientes de mi niño interior voy curando el ala de un ángel desconocido que en mi yermo simplemente se ar...