martes, 6 de noviembre de 2012

La lágrima de las venas

Soy la palabra ausente
el  vacío sonido 
la insípida gloria
la ligera ceniza que no para de girar cada vez que pasas por mi pensamiento.
Aunque no hay más senderos ni puentes que nos unan
a pesar que el tiempo al que recurrimos se ha escurrido en una resquebrajada lejanía
a estas alturas de nuestras vidas puedo distinguir tu silueta en esos días
aquellos que desde tus sueños al despertar olvidas
como el pavimento el rose de un pétalo seco
o la rama el peso de un pájaro emigrante.

Soy la cicatriz invisible
la lágrima roja
la esperanza fenecida
el cadáver elegante que no se detiene a pesar del final de nuestra era.

...

…cuando no estoy seguro del rango descifrable de mis palabras de si los rostros que me observan en realidad esconden disímiles naturaleza...