lunes, 31 de marzo de 2014

...en una hoja de tu otoño

No estuve cuando abriste los ojos
hace tanto mi sombra se despidió  de tu sábana
que cuando abriste nuevamente tu corazón
los sueños habían envejecido 
 evaporandose
y elevandose en un remolino al firmamento…

Desconozco el momento en el que llegaste a la ultima pagina
o no me detuve en la estación donde te vi dormida
sospecho que la verdad finalmente nos liberó del todo
del reclamo que moriría con mi personaje
de una disculpa que se diluiría en tu mejilla.

Ahora veo que hay sueños de un día
como una magia momentánea que no se repite
siendo tan parecidas las horas
y las hojas de otoño.

Interesante

Cuando el comodín salió volando con la caliente brisa del caucho

I Con esas mismas gotas nacientes de mi niño interior voy curando el ala de un ángel desconocido que en mi yermo simplemente se ar...